La agencia de comunicación Lycland colabora junto al estudio de diseño We Crave para dar conocer, tanto a los medios de comunicación como a su público directo, una nueva reinterpretación de la obra del diseñador vasco Cristóbal Balenciaga, con motivo del 80 cumpleaños de la Casa de Alta Costura Balenciaga y los 100 años de la apertura de su taller en San Sebastián. A través de la exposición “Decodé. Cristóbal Balenciaga”  rinde homenaje al legado de Balenciaga desde tres perspectivas artísticas diferentes, siempre fieles al pensamiento del diseñador: “Un modisto debe ser arquitecto para los planos, escultor para formas, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo en el sentido de la medida”.
Desde el mes de marzo y hasta el 5 de abril, las obras de jóvenes y consagrados talentos, —como la ilustradora Carmen García Huertas, la diseñadora Leyre Valiente o la artista británica-indonesia, Velwyn—, podrán verse en el taller-showroom We Crave (Calle Conde de Xiquena, 12). Tal como describe Vanessa Redondo, directora de We Crave: “tenemos la convicción de que los ilustradores, los arquitectos y sobre todo los diseñadores, tienen la sensibilidad para reinterpretar el resultado de su obra y realizar una propuesta que conjugue el legado del maestro con la actualidad”.
Ilustraciones que ponen el valor el juego de volúmenes y su dominio del patronaje, vestidos y abrigos que beben de la herencia del modista o estructuras arquitectónicas que plasman su creación de volumen a través de formas simples, su vocación contemporánea o la complejidad de sus formas. Además de las propuestas de dieciséis personalidades del sector del diseño, el equipo de We Crave también han ideado un vestido para la ocasión. Un diseño cónico sin mangas, con cuello redondo y corte asimétrico cuyo principal protagonista es un tejido único, creado artesanalmente a base de flores secas y planchas de silicona.
Siguiendo su filosofía de apostar por el arte interactivo y por la creación de experiencias únicas, la firma de diseño We Crave inaugura esta exposición con el objetivo de hacer confluir diferentes expresiones de arte, así como crear un espacio de diálogo en la capital. Periódicamente, su estudio en el madrileño barrio de Justicia será el epicentro de múltiples retrospectivas, talleres prácticos o workshops, además de un escaparate de sus últimas creaciones.